CRÍA DE GRILLOS.

Artículo Escrito por: Guillermo José Navarro.

ShivaDemon@yahoo.es

CÓMO CRIAR GRILLOS.


Bueno, esta es una de las preguntas que más corren entre las listas de aficionados a los reptiles y anfibios pues, parece ser, que o no se llegan a explicar con suficiente claridad dichas páginas o a que a los aficionados se les resisten estos insectos tan fáciles de reproducir una vez aprendidas las instrucciones.
Como creo que todos sabemos, o deberíamos saber, lo que es un grillo (en cuanto a orden y familia se refiere) centraremos nuestra atención en cómo criarlos sin dar complicadas vueltas respecto a su morfología y clasificación. Como excepción, diremos que las hembras se distinguen por tener tres apéndices, en lugar de los dos que tienen los machos, al final del abdomen y por no cantar.
Normalmente, si vamos a una tienda a comprar nuestros primeros grillos reproductores, lo normal es que nos vendan Achetta domestica, también llamado "Grillo del hogar" (u otros diferentes nombres según el sitio que nos encontremos), aunque es posible conseguir verdaderos grillos del género "Gryllus". En realidad, la única diferencia que representan las especies respecto a su reproducción en cautividad es el tamaño del recipiente a elegir que, en todos los casos, debería ser LO MÁS GRANDE POSIBLE, aunque yo he conseguido buenos resultados (a pequeña escala, claro) en acuarios de 10 - 15 l. de capacidad.
Lo más adecuado para alojar a los grillos son las cajas de plástico que se utilizan para conservar comidas, habiéndolas de todos los tamaños imaginables, siendo 50 cm. de largo por 20 cm. de alto y algo más de ancho lo mínimo para empezar. Es aconsejable comenzar con dos cajas, una para los adultos y otra para las futuras crías.
En realidad, podemos usar lo que tengamos más a mano, acuarios, terrarios, cajas de madera, de plástico....etc, siempre que haya suficiente espacio y no haya superpoblación.

Fotografía de Michael Gilroy.


NECESIDADES DE MANTENIMIENTO.



Como en todo terrario que se precie, sea cual sea el animal que albergue, la mayor premisa para criar grillos es la higiene. No son raras las infecciones por hongos en ambientes excesivamente húmedos, así que deberemos contar con una buena ventilación del recinto. La temperatura, a no ser que estemos en pleno invierno, no suele ser problema, pero diremos que debería mantenerse entre 20 - 27º C, eso si, constantes. Para lograr dicha temperatura podemos usar esterillas calefactoras, cables, bombillas (durante el día, o infrarrojos por la noche) o las piedras calefactoras, desaconsejadas para reptiles (aunque se inventaron para eso) pero muy útiles para calentar pequeños terrarios de insectos.
La iluminación es innecesaria, aunque es bueno que dispongan de un fotoperiodo creíble, es decir, con ciclos de día y noche.
El sustrato a utilizar se tratará más adelante en el capítulo de reproducción.

La alimentación puede ser tan variada como nuestra imaginación quiera: salvado de trigo, de avena, pan, fruta (manzanas, peras, melocotones, uvas, plátano, melón....) verdura (lechuga, acelgas, apio, escarola, espinacas...), hortalizas, galletas, pienso, carne (... según autores...)...etc y no debería presentar un problema para nadie. Lo único que requiere es ser renovada cuando veamos que se pone fea o se cubre de hongos. La forma de administrarla depende de cada cual pues, aunque yo recomiendo comederos planos y pesados de fácil acceso a los grillos, a mucha gente le gusta criarlos directamente sobre el alimento, como si fueran "Tenebrios", opción nada recomendable si hemos empezado hablando de higiene.
Es normal que haya canibalismo entre los grillos, pero eso no quiere decir que si vemos un cadáver lo dejemos confiando en que se lo comerán, sino que debemos sacarlo del terrario pues puede ser fuente de infecciones, además de oler mal.
El agua se puede suministrar de diferentes maneras: Usando trocitos de algodón empapados y colocados en pequeños recipientes por el terarrio (de las más acertadas), confiar en que la fruta y verdura que les damos ya les proporciona el suficiente líquido o utilizando bebederos de los que se usan para hámsters y otros roedores (los del tubito y la bolita). Esto depende de cada cual.

Fotografía de William B. Allen.



REPRODUCCIÓN.



Este es otro de los temas que según quien los escriba dirá una cosa u otra, la mayoría de las veces todas acertadas, pero tan variadas que al principiante le pueden abrumar. A continuación os comento el método que YO UTILIZO, no dudo que habrán muchas formas más de hacerlo, pero después de mucho probar yo me he quedado con éste, espero que os sirva:

Ahora veréis porque no he explicado antes nada sobre el sustrato.
Si tuviéramos a nuestros grillos como mascotas en lugar de como alimento vivo, lo normal sería que les proporcionásemos un sustrato lo más parecido al que tendrían en su medio natural y, naturalmente, elegiríamos turba, mantillo, fibra de coco o algo similar, pero nuestra intención no es esta. Si utilizáramos dicho sustrato, lo más seguro es que los grillos pusieran los huevos en él, fuera de nuestro alcance y demasiado cerca de los adultos que se los comerían (y seguramente a todos los recién nacidos). Así que tendremos que hacerlo de alguna otra forma mas organizada.


. - Éste método, como os digo, es mi favorito, aunque tiene algunas variantes.
Consiste en instalar a los grillos en un terrario "desnudo", sin sustrato o, si queremos usarlo por motivos de decoración, un sustrato "hostil" a las puestas de las hembras como grava gruesa, papel de periódico, virutas de madera (de las que se usan para reptiles)... etc., en fin, se trata de inpedir que depositen los huevos donde no queremos.
Una vez instalados en este terrario, colocamos en las esquinas (o donde queramos) cajitas, de fácil acceso a los grillos, rellenas de 5 cm. o más de un buen sustrato (se pueden utlilizar sustratos naturales, pero la producción desciende considerablemente, yo recomiendo vermiculita, perlita o lana de roca, pero también podemos usar fibra de coco, tierra, arena....etc.). Este sustrato se mantendrá siempre húmedo (no encharcado) y, necesariamente, las hembras pondrán aquí sus huevos. Cada cierto tiempo, (o si podemos ver los huevos a través del recipiente) retiramos las cajas y las sustituimos por otras. También podemos cerrarlas, si lo permiten, y dejarlas en el mismo terrario para variar lo mínimo posible las condiciones ambientales. Estas cajas deben mantener la misma temperatura y humedad mientras dure la incubación.
Los huevos tardarán en eclosionar, según la especie, como mucho un mes y como poco dos semanas.
Cuando los grillos nacen es aconsejable ponerlos en un terrario para ellos solos y clasificarlos por tamaños. Se recomienda bajar la humedad del ambiente porque es mortal para los jóvenes.
Según la temperatura tardarán entre un mes y un mes y medio en llegar a adultos.

Variante: La variante de este método consiste en separar a las hembras cuando compramos grillos adultos y dejarlas durante dos días en una de las cajitas de puesta antes mencionada. Lo normal es que vengan preñadas y que en el transcurso de los dos días pongan los huevos. Después se pueden retirar a otro terrario e incubar los huevos por separado.



Escrito por: Guillermo José Navarro.
XhIvAdEmOn.
XhIvAdEmOn.